martes, 29 de abril de 2014

Con el Plan Comuna o Nada la articulación del movimiento comunero avanzó en el último año



      El pasado 21 de Abril se cumplió un año desde que el presidente Nicolás Maduro nombrara al sociólogo Reinaldo Iturriza al frente del Ministerio para las Comunas y los Movimientos Sociales (MPCyMS). En estos doces meses, las comunas registradas se multiplicaron por seis, se realizaron varios encuentros regionales y uno nacional, se impulsaron los planes de desarrollo comunal y las jornadas de trabajo voluntario: todo esto enmarcado en el Plan Político Estratégico Comuna o Nada.
      Según afirmó Iturriza en una de las jornadas de trabajo voluntario que se han desarrollado durante todo el mes de Abril, la primera etapa del plan estuvo orientada a afianzar los niveles de articulación política y sumar la mayor cantidad de fuerza a la consolidación del poder popular. Además, sostuvo que es esa fuerza convertida en organización “la que irá poco a poco traduciéndose en nueva institucionalidad”. “Eso se hace de manera constante, todos los días y en la calle”, agregó el ministro. El desarrollo de las actividades estuvo signado por la voluntad férrea de reimpulsar y consolidar las comunas a lo largo y ancho del territorio, apuntando a uno de los objetivos centrales de la Revolución: alcanzar el gobierno comunal.
      Por esta misma época hace exactamente un año atrás, corrían tiempos convulsionados. Luego de la victoria de Maduro en las elecciones presidenciales -por un margen de poco más de 300.000 votos- el país contaba 14 muertes a raíz de las acciones violentas de la derecha venezolana, que desconocía la victoria del candidato del chavismo.
      En ese contexto, Iturriza asumió el MPCyMS con un horizonte claro: acompasar los tiempos de los procesos políticos y administrativos que desarrolla el despacho comunal con los de la organización de las comunidades interesadas en conformarse en comunas.
      Las medidas no tardaron en llegar. El Gobierno de Eficiencia en la Calle -impulsado por el Gobierno Nacional- tuvo al ministerio como uno de los principales articuladores y miembros activos de las jornadas asamblearias junto a consejos comunales y comunas, así como en el afianzamiento de la autoconstrucción de viviendas y el seguimiento a las Empresas de Propiedad Social (EPS).
      Para poder comprender la magnitud de lo avanzado en el último año, hay que considerar que antes del llamado “Golpe de Timón” (la alocución de Hugo Chávez en Octubre de 2012, en la cual reafirma el carácter esencialmente comunal de la Revolución) había una sola comuna registrada oficialmente.
      Luego de aquel discurso, el proceso se activó y, en casi un año, se llegó a las 100 comunas registradas. Durante la segunda mitad del 2013 y lo que va del 2014 esa cifra aumentó en seis veces y los progresos se han visto multiplicados no sólo cuantitativa sino también cualitativamente.
      En agosto pasado se anunció el “Plan Estratégico Comuna o Nada 2013-2016”, que junto con la activación de la Comisión Presidencial para el Impulso de las Comunas, a cargo de Jorge Arreaza, tiene como objetivo fortalecer e incentivar la movilización política y social para afianzar las bases y los espacios comunales. Decía el ministro Iturriza en una entrevista brindada a El Correo del Orinoco por esa época: “nosotros nos vamos a poner para la tarea de resolver lo que nosotros podamos resolver junto con nuestro pueblo, porque ahí es donde el modelo de gestión es clave. Hay que romper con la lógica asistencial”.
      En esa tónica, en los meses siguientes comenzaron a organizarse encuentros regionales de comunas que culminaron con el Primer Encuentro Nacional de Comuneras y Comuneros, realizado el 17 y 18 de Noviembre en Caracas.
      Esta actividad sirvió también como corolario del Censo Comunal 2013, que puso de manifiesto el grado de organización comunal que existe en el país: se identificaron 40.035 consejos comunales, 1.401 comunas (en distintas etapas de gestación y desarrollo), 1.294 salas de batalla social y 28.791 movimientos sociales, que suman un total de 71.521 organizaciones de base.
      A la vista de los logros, el ministro para las Comunas sostenía en un pase televisivo desde Aragua, luego del Censo realizado el 7 y 8 de Septiembre, que “el chavismo no puede entenderse como movimiento social si no protagoniza una lucha contra la democracia representativa, contra sus vicios”. Continuaba diciendo que la meta de democracia participativa y protagónica está expresada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y “hoy está más viva que nunca, a pesar de lo que pueden opinar voces agoreras”.
      Una de las medidas centrales que ha influido en el ascenso del número de comunas registradas en el último año fue la simplificación de los trámites administrativos para la inscripción y el registro. Actualmente, para el registro, las comunas tienen que elaborar previamente su carta fundacional, la cual se aprueba en elecciones con la participación de al menos el 15% del padrón electoral de la comunidad.
      Hasta la fecha, se encuentran registradas un total de 618 comunas en todo el país, según lo apuntado por Iturriza en su cuenta de twitter @ReinaldoI. Además, los consejos comunales que han renovado vocerías ascienden a más de 2000. Sin embargo, los logros estadísticos no son un objetivo en sí mismo del plan Comuna o Nada: para Iturriza las iniciativas no se consideran como actividades puntuales dirigidas a alcanzar metas numéricas, sino que más bien “fueron concebidas como jornadas de movilización popular”.
      En lo que va de 2014 la tendencia se ha mantenido. El año comenzó con un 60% alcanzado de la meta de 900 comunas registradas antes de diciembre de este año. Asimismo, durante estos primeros meses iniciaron las jornadas de construcción de Planes de Desarrollo Comunal, que tienden a fortalecer estructuralmente a las comunas y afianzar el ámbito socioproductivo dentro de ellas, mediante la identificación de sus potencialidades productivas y capacidades técnicas. En palabras de Iturriza, con este proyecto, que se realiza en el año de la ofensiva económica, se están “creando las condiciones para que las comunas comiencen a avanzar en el camino de la consolidación productiva”.
      La movilización y participación de servidores públicos y pueblo organizado en la construcción de viviendas resalta también entre los logros obtenidos durante el primer año de gestión. Sólo en la más reciente ofensiva de trabajo voluntario para la construcción de viviendas de la Gran Misión Vivienda Venezuela – denominado “Abril Victorioso”- han sido más de 7.800 las personas que han colaborado en la construcción de miles viviendas, con el propósito de alcanzar las 10.000 unidades cuando finalice el mes.
      Más allá de los números que reflejan un aumento de la participación y movilización política en este último año, el titular de Comunas y Movimientos Sociales ha sido enfático en recordar que lo más relevante tiene que ver con la activación de las conciencias y el desarrollo de la idea rectora que supo esgrimir el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez: Comuna o Nada.
      En su artículo “Comunas: para hacer que emerja lo nuevo”, publicado los primeros días de enero del año en curso, Iturrizaba afirmaba: “lo más importante no es la meta (…) sino lo que hemos hecho, los procesos de trabajo o militancia en los que hemos estado inmersos para alcanzarla o, en su defecto, para incumplirla (…) (hay que) darle vida al frío e inerte número, hender los números como frecuentemente es necesario hender las palabras para que seamos capaces de descubrir lo que de otra forma jamás hubiéramos descubierto: lo nuevo”.
Texto: Martín Di Giácomo.
Fotos: Equipo audiovisuales MinComunas

No hay comentarios:

Publicar un comentario