lunes, 11 de septiembre de 2017

Taller de Crianza en la OMAM

Taller Gratuito:
“Crianza Respetuosa”
Martes 12 de Septiembre, 10:00 am
Oficina Municipal de atención a la Mujer (OMAM), Antigua Casa de la Mujer, capuchinos, frente a Cachilandia, a una cuadra de la Av. San Martín, Caracas
ENTRADA LIBRE
¡Toda la Familia es Bienvenida!
Facilitador:
Elvis Canino:
Papá,
Doula,
Educador,
Psicoterapeuta,
Consultor de Crianza Respetuosa,
Constelador Familiar,
Renacedor,
Escritor - Coautor del Libro “Una Nueva Paternidad"
(Pedagogía Blanca, Madrid, 2013) (http://www.amazon.com/Una-nueva-paternidad-Spa…/…/849417410X)
Editor en: http://nomemaltrates.blogspot.com/
(Director en La Crianza con Apego es mi forma de cambiar el Mundo y No me maltrates, Soy un niño)
Para Información y/o Solicitud de Talleres:
0424-2978601
0212-4249903
crianzaconapegovenezuela@gmail.com





jueves, 24 de agosto de 2017

Taller de Preparación de Catalinas

El Centro de Atención Integral Capuchinos junto a la Oficina Municipal de Atención a la Mujer OMAM, invita a participar en el taller de Preparación de Catalinas a realizarse el viernes 25 de agosto en el horario comprendido de 9:30am a 12pm
gratuito 


Taller de Lactancia Materna

El Centro de Atención Integral Capuchinos junto a la Oficina Municipal de Atención a la Mujer OMAM invita al taller de LACTANCIA MATERNA
miércoles 6 de septiembre, hora de 10am a 12pm
Fcilitadora: Janeth Ivimas
Mama, Doula, educadora, consultora de lactancia materna, crianza respetuosa y Terapeuta Floral

Gratuito



lunes, 21 de agosto de 2017

Talleres en l Centro Integral Capuchinos

El Centro de Atención Integral Capuchinos, Oficina Municipal de Atención a la Mujer OMAM
  invita a los siguiente talleres a realizarse en el mes de septiembre de 2017

CRIANZA RESPETUOSA 
Martes 12 de septiembre
hora: 10am a 12pm

SANACIÓN DE LA FAMILIA
Martes 26 de septiembre
hora: 10AM a 12PM


Facilitador:
          Elvis Canino
Papá,
Doula,
Educador,
Psicoterapeuta,
Constelador Familiar,
Renacedor,
Escritor / Co-autor del Libro “Una Nueva Paternidad"
(Editorial Pedagogía Blanca, Madrid, 2013),
Consultor de Crianza Respetuosa,
Motivador, Tallerista y Conferenciante,
Editor en:

Direccion: Antigua Casa de la Mujer, Capuchinos, Parroquia San Juan, a una cuadra de la avenida San Martin y frente a cachilandia 








Mayor información:
0426/1348207

miércoles, 9 de agosto de 2017

Livia Gouverneur





 Por Laura Peña Betancourt

     Los fantasmas existen, en cada diminuto rincón de la ciudad se escuchan sus murmullos que cuenta historias, mil veces repetidas, un millón de veces contadas pero, otro montón de veces olvidadas, sopla las brizas galopantes que traen espejismos y siluetas vividas por cada uno de ellos, los fantasmas que se vuelven mis amigos.

     Una ligera tarde de abril me encontraba sumergida en un autismo fértil, entre café y cigarrillo se pasaban las horas filosofando a solas sobre la verdad de la vida, mientras miles de lagrimas internas brotaban junto al martilleo de pensamientos que me decía que estamos perdiendo una revolución, esa revolución con la que nací y por la que he desbocado mis tiempo de juventud para que se sostenga. Pensé que mis luchas eran diminutas, que las batallas de la JPUSV se estaban perdiendo, que un imperio pretende los tesoros de nuestra nación mientras mis brazos sostenían con fuerza los pilares de un legado, pero yo no era suficiente.  Cuando te das cuenta que las lagrimas son innecesarias, que las luchas varían y que la que la experiencia será la base fundamental de tus batallas y que aun no las posees llegas a desprenderte de todo y quieres de nuevo ser una joven “normal”, solo necesitaba una relámpago, un destello de luz que me hiciera vivir, creer de nuevo.

     Contesté la llamada de mi amigo y director de teatro Flaminio Hernández Tolosa deslumbrante dramaturgo, revolucionario de la vieja guardia, maestro de maestros que tiene una interesante patología por investigar e indagar en la historia, la verdadera historia de Venezuela para luego convertirla en tesoros literarios e interesantes obras de teatro con la que combatimos a través de montajes callejeros contra los mal llamados historiadores de Venezuela que intentan borrar la historia para no darle sustento al futuro.

     Entre saludos y recordatorio me dice que esta escribiendo una Obra Teatral para el quinto Festival de Teatro de Caracas llamada “Tierra Coraje” una propuesta teatral que se paseaba por la historia de las mujeres, heroínas, mártires de la patria comenzando por Urquia (esposa del cacique Guaicaipuro) y culminando con Argelia Laya (Reconocida guerrillera que luchaba por los derechos de la mujer), entre esos monólogos Flaminio me dice emocionado que escribió sobre una Joven del PCV llamada Livia Gouverneur – Es interesante su historia Laura, lo escribí para ti, el monologo tiene un veneno bien revolucionario, me gustaría que lo leyeras, seguro te va a gustar, esta en tu correo, luego te llamo para avisarte el día y lugar de ensayo- me dice  Flaminio emocionado. Enseguida corrí a la computadora y busqué el Monologo de la pcevista, encantada con sus hermosas frases me adentré en el maravilloso universo de las palabras, viajé por los años de Rómulo Betancourt y me enamoré de su historia, de ese fantasma llamado Livia que mataron una noche de todos los santos, desde ese momento Livia se convirtió en mi amiga.

     Dos días después llegué al ensayo emocionada, gritando vivas internas a la batalla teatral que pronto comenzaríamos a librar, felicité a mi director por tan valiosa investigación mientras me sorprendió con un regalo que hoy es la base de este humilde reportaje- Se que te gustaría, esa es tu lucha, solo espero que no acabes como ella, de todas maneras aquí estamos tus amigos para cuidarte las espaldas. Toma este libro que me sirvió como pilar de investigación para escribir sobre Livia, léelo para que puedas escribir los subtextos y la construcción de personaje- expreso Flaminio.

     Esa noche con un ligero toque de cervezas en mi organismo comencé a leer el reportaje de la muerte de Livia Gounerneur  de Andrés Milano, un libro editado por la CANTV que fue una iniciativa de la Escuela de Formación Socialista “27 de febrero” para sustentar las luchas de muchos héroes contemporáneos olvidados y enterrados por el tiempo y la ingratitud de una historia que la escriben los imperialistas que desean borrar las luchas de la conciencia de los pueblos.

La prometedora luchadora de 20 años de edad estudiante de la facultad de Psicología de la UCV tenia como referente inmediato el triunfo de la Revolución Cubana aquel 1ro de enero en 1959 cuando Fidel, El che, Camilo Cien fuegos y un pueblo armado lograron derrocar el régimen de Fulgencio Batista.

Livia provenía de una familia guariqueña que llegó a Caracas buscando nuevos horizontes y se establecieron la calle “Sabana Blanca- San Benito” en la Pastora, con muchos hermanos y sus padres Livia vivía entre las luchas universitarias y entrenamientos guerrilleros en Yaracuy donde se estableció como líder de la Brigada “21 de Noviembre” junto a sus compañeros también revolucionarios, estudiantes de la UCV como Francisco “Pacho” Toro, Antonio Acosta “ Rasputín” y Jesús “el Flaco” Vásquez que participaron junto a Livia en la ultima arremetida que acabaría con su vida.
La joven revolucionaria también era conocida en la afamada UCV por sus impresionantes dotes actorales en diversos grupos de teatro, como el Grupo Mascara fundado por Cesar Rengifo.

    En las entrevistas realizadas por Andrés Milano sus amigos y camaradas recuerdan a Livia como una joven audaz, que inspiraba respeto,  Marbella compañera de lucha de Livia la Recuerda “La recuerdo como si fuera ayer, Livia fumada que jode. Y estudiaba que jode también “ al igual que “Rasputín” recuerda a Livia en el viejo y olvidado laboratorio de Física de la central con un cigarro en la mano debatiendo sobre filosofía marxista “ Livia era muy clara si esta molesta te decía mano tal cosa.. Y si estaba contenta te decía manito tal cosa”. Los amigos, compañeros y familiares de Livia aun la recuerdan viva, hermosa, con una fuerza indómita y una inteligencia que brillaba por sobre todas las cosas, es caracterizada por la verdadera belleza, una hermosura de ideales libres, de amor por el proletariado que era ella misma, de luchas armadas, de juventud impregnada de olores añejos tras la búsqueda de un mejor amanecer.

    La juventud comunista de la UCV se plateó obtener armamentos a como diera el lugar desarmando a la policía, asaltando armerías y polígonos de tiro como el asalto de la Digepol por Baruta, acción exitosa en la que participó Livia. En el cafetín de Economía se reunían Alejandro Tejero, Antonio Acosta “Rasputín” y Francisco “Pacho” Toro que luego se reunirían en el cubículo invadido de la Biblioteca de la universidad donde esa tarde planearon el asalto de la “Quinta Hogareña” donde Livia desarmaría a los policías de guardia mientras explotaba un viejo carro Opel que la brigada tenia escondido por las Ciencias.

    Gouverneur tenia casi dos años haciendo cursos militares en Montalbán estado Carabobo  en un hacienda que era propiedad de un familiar de uno de los miembros de la brigada, a demás hacia cursos en Camunare “Rojo”, Urachiche y Carabobo, pueblo del Valle de Aroa y el Estaba Yaracuy contando con cierta experiencia en armas y explosivos.

   La lluviosa tarde del 31 de Octubre Livia sale de su casa en la Pastora, acompañada de la bendición de su madre (Doña Lola) y los cariños de sus hermanos menores rumbo a acción que tendrían esa misma noche en la “Quinta la Hogareña” en la Av. Principal de  Las Acacias, lugar donde se hospedaban los contrarrevolucionarios cubanos conocidos como la “Gusanera”.

    A las 7: 30 pm “Rasputín” y Livia se van en el viejo Opel junto a “Cara e loco” mientras “Pacho” Toro se va con un Volkswagen rojo de su propiedad y estacionan en el lugar acordado.  En el carro “Cara e loco” reparte el armamento escogiendo el su PPK, dándole a “Rasputín” la Thompson  mientras Livia se encinta la Luger de colección.

   Livia y “Rasputín” en penumbras salen del carro, en posición encienden el petardo en el vehículo  y salen en busca de la policía, mientras llega un carro Mercury que estaciona y los ocupantes empiezan a gritar mientras disparan al aire “Viva la Revolución Cubana” “Vida Fidel” mientras “Rasputín “ con su ametralladora dispara al ras del techo, Livia corre hacia el Ford Mercury placa AF-9310 mientras un policía municipal aparece y le dispara a “Rasputín” y Livia se interpone en la línea de fuego cae al suelo y grita “Me dieron coño” mientras “Rasputín” se devuelve la recoge y la mete rápidamente al carro que acelera.

    Llegan al sitio donde esta “Pacho” con el Volkswagen rojo, montan a Livia en ese mismo carro mientras van rumbo al medico, ya en el Valle “Pacho” carga a Livia hacia la “Sanidad Militar” donde decenas de médicos comunistas apoyaban el proceso en el que se distinguen médicos como Eduardo Gallegos, Coromoto Landaeta, Alcides Rodríguez entre otros.

   El 2 de Mayo el DR. Salvador Navarrete llamó por teléfono a “Rasputín” indicándole que lo vería en la Plaza las Tres Gracias . Horas después el DR. Estacionó su carro y le dijo a “Rasputín” “tengo a Livia Gouverneur muerta”.

   El primero de Noviembre de 1961 en horas de la madrugada Livia fue asesinada con una herida mortal de arma de fuego que se iniciaba en la región lumbar, abotonada en el hemotorax superior derecho a nivel del seno, atravesando la bala órganos vitales.  Ya no había nada que hacer la bala perforó un pulmón, los estudiantes debían preservar la clínica y la integridad de los médicos comprometidos, los compañeros de Livia se comunican con “Caraquita” representante del PCV para explicarle el caso mientras el les pide tiempo para notificar el caso a los superiores quien supuestamente era Guillermo García Ponce.

    Pasada la media hora “Caraquita” informa a los estudiantes que las ordenes eran dejar a Livia en cualquier centro asistencial. Sus compañeros después de protestas y discusiones deciden llevarla a su casa.

El 2 de Noviembre llegan los estudiantes en el Volkswagen rojo al hogar de los Gouverneur- Camero desarrollándose el dialogo publicado en los diarios capitalinos en voz del SR. Gouverneur.

-          ¿ Es usted el Padre de la señorita Livia Gouveneur? Habla Pacho.
-          Si. ¿Qué sucede?
-          Su hija es una Heroína que murió por la Libertad y…. El escandalo que se arma no deja que termine el discurso
-          ¿Y la policía?
Mas tarde el padre de Livia declara para la prensa.

-Me dijeron que en el carro, un Volkswagen rojo con calcomanía de la UCV en el parabrisas en forma diagonal, estaba mi hija muerta y que me la enviaban la federación del Centros de la UCV.

Súbitamente los jóvenes entran a la vivienda cargando el cadáver de Livia y la colocan sobre una cama individual, en la primera habitación que encontraron, la rigidez del cadáver hace imposible enderezarla, casi le fracturan las piernas al intentar acostarla.

La Familia luego del suceso recibió una carta de Fidel Castro donde invitaban a toda la familia a vivir en cuba y que le harían una estatua a Livia, su padre le respondió a Fidel “que prefería quedarse en Venezuela”.

Livia fue velada en la funeraria “La Capilla” en tienda Honda, el féretro blanco como corresponde a una virgen es llevado en hombros a la UCV y de allí al Cementerio General del Sur, unas cinco horas duro el cortejo.

La Virgen Roja de los estudiantes se durmió en la esperanza de una nueva Venezuela, en defensa de la Revolución Cubana y ahora su lucha retumba en los corazones de quien conocemos su historia.  Con este reportaje pretendo que la historia de Livia, su lucha, su amor por la patria llene la fibra de los venezolanos y que se convierta en una estampa viva que retumbe en los rincones de la patria libre que ahora tenemos. Y como lo dijo el pana Alí “Porque no unirnos y gritamos como hermanos Viva Livia, Viva el Chema agarrados de la mano”. ¡VIVA LIVIA!  





miércoles, 31 de mayo de 2017

Un Cacique intrépido



   En las montañas de Caracas y los Teques se escucha un grito de guerra “ Ana Karina Rote, Aunicom Paparoto Mantoro, IToro Manto” que en lengua caribe quiere decir “Solo nosotros somos gente, aquí no hay cobarde ni nadie se rinde, esta tierra es nuestra” un grito que caracteriza al cacique Guaicaipuro jefe indígena de las Tribus de Caracas y los Teques teniendo a su cargo 6 caseríos de esa región, quien nació un 8 de diciembre del año 1530.

   Con tan solo 20 años se convirtió en jefe de esas regiones ya que era de confianza del Gran cacique Catuche y desde la invasión colonialista defendió sus tierras con intrépida valentía.

   En 1561 asaltó la mina de oro de los Teques junto a Paramaconi cacique de la tribu Taramainas donde dio muerte a los españoles que allí habitaban, ese mismo años crea la alianza estratégica con todos los caciques de la región conformado por los Jefes indígenas Baruta, Naiguatá, Chacao, Aramaipuro, Guaicamacuto, Paramaconi, Terepaima y Chicuramay quienes en sus emboscadas lograrían derrota a Francisco Fajardo en el Collado, destruyendo la expedición de Narváez en los altos de las montañas que venían en auxilio de fajardo. Fue tal su valentía y empuje que por años los invasores colonialistas nos se atrevían a pisar sus tierras.

   El cacique Guaicaipuro se casó con una insigne y valerosa mujer, Urquia. Cuenta la leyenda que el piache de su tribu reunió a las 200 doncellas indígenas mas hermosas del lugar para que Guaicaipuro las desposara cuando asumió su liderazgo, sin embargo él ya enamorado de Urquia, con gesto de amor y caballerosidad dijo ”Mi Urquia vale por todas” desposándose con ella para tener como primogénito a Baruta que luego asumiría el liderazgo cuando a asesinan a Guaicaipuro.

    Fue así cuando Francisco Infante, Alcalde de Caracas para la época junto a 25 hombres prendieron fuego al bohío del cacique, Guaicaipuro caía entre el fuego y la espada del enemigo, pero él aun así seguía luchando. Los gritos y tambores retumbaron por todas las montañas y desde ese momento su grito recorre Venezuela.

    Luego de su muerte su esposa organizó un funeral de 8 días cantando triste cantos a su gestas junto a flautas que entonaban el himno de los muertos.


   La sabiduría popular cuanta que Urquia levanto el penacho de tres lumas rojas que pertenecían a Guaicaipuro y se las colocó a su hijo Baruta diciéndole “ Estas plumas rojas son el símbolo de la sangre de tu padre y de tu pueblo derramadas por el invasor que vino a arrebatarnos nuestras tierras. Defiéndelas con honor” fue así que Baruta tomó el lugar de su padre resistiendo en las montañas, defendiendo el honor de Guaicaipuro y de un pueblo libre. 



Por Laura Peña Betancourt